as go to index
 
 
 
   
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Liberación espiritual con cannabis, un derecho negado

Encuentro cannábico frente al Palacio de Justicia en Bruselas, Bélgica

En 1996, el entonces presidente Sampaio de Portugal convocó una conferencia para tener bien informado a su gobierno socialista recientemente instalado sobre los temas de drogas que se debatían en ese momento. En un grupo de trabajo sobre Drogas y Sociedad, los representantes de una treinta de naciones europeas explicaron las diferentes políticas para combatir las drogas implementadas por sus respectivos gobiernos. La última persona en hablar fue un colaborador de nuestro Instituto, representando a la Sociedad Civil: "Como todos los presentes han denunciado de una u otra forma a los productos que alteran la mente y a sus consumidores, tenemos el placer de hacer una excepción a esta postura negativa, para defender los aspectos benéficos del uso del cannabis, tanto para los consumidores individuales como para la sociedad en general".
La consternación fue palpable: después de un momento de un silencio total, todos los presentes sintieron la necesidad urgente de expresar su desacuerdo, algunos cortésmente y otros a viva voz, creando tal escándalo que la reunión tuvo que ser suspendida. Para ser justos, debe decirse que durante el descanso subsiguiente el representante del Reino Unido, un coronel de Scotland Yard, se adelantó para felicitar a nuestra institución por expresar claramente su punto de vista, que, según este caballero, estaba compartido por muchos en su institución, los que lamentablemente no pudieron expresar públicamente sus puntos de vista divergentes.

Los tiempos han cambiado, y en los últimos veinte años los diversos aspectos del tema de las drogas se han vuelto más visibles, al igual que el enmudecimiento de las voces que articulan propuestas para políticas divergentes o investigan los aspectos positivos del uso de las diferentes sustancias. Los representantes de consumidores y cultivadores ya no están solos al denunciar la actitud sesgada de la sociedad hacia los productos que alteran la mente. El mundo político y académico se está enfrentando al hecho de que el discurso oficial difiere de la realidad y que es de interés público permitir un debate abierto. Por lo tanto, es alentador que una institución augusta como Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina (The National Academies of Sciences, Engineering and Medicine; EE. UU.) publicó un informe el 12 de enero de 2017 pidiéndole al gobierno estadunidense que deje de erigir barreras regulatorias a la investigación del cannabis. Eso no sucederá de la noche a la mañana, y mientras personas inocentes sean perseguidas solo por el uso de la marihuana para su bienestar espiritual, no podemos dejar de defender el derecho humano básico a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, hecho posible a través de ese uso.

¿Cuál es la espiritualidad engendrada por la marihuana? Para alguien que lo ha experimentado, no hay dudas sobre su autenticidad. Por otro lado, es comprensible que personas que nunca han tenido la experiencia y nunca han ido más allá de los confines de la mente, se sientan escépticos sobre el reclamo. Por lo tanto, incumbe a aquellos de nosotros que hemos tenido la fortuna de la experiencia, tratar de explicarlo. Haremos eso a continuación en un breve resumen, dando al lector la oportunidad de hacer clic hacia los diferentes aspectos de la experiencia mencionada para obtener información más detallada.

La espiritualidad experimentada bajo la influencia del cannabis no es otra cosa que la liberación del espíritu en nosotros. Por lo tanto, no se parece en nada al Espíritu Santo cristiano, aterrizando en nuestra cabeza desde el exterior. O, como dice una teología más moderna, esperando dentro del hombre para llevar el espíritu humano a la autotrascendencia. Esos espíritus son producto de la creencia, incesantemente defendido por los predicadores del espíritu en cuestión. El espíritu que se encuentra en la experiencia cannábica no es más que la ausencia de la mente autoconsciente, que en el cerebro corresponde al sistema cerebral que nos permite funcionar coherente y correctamente en la sociedad. La ausencia de la mente no es el peligro de que psicólogos histéricos nos advierten. Es una oportunidad única para dejar que el corazón hable y no la mente, esa voz interiorizada de autoridad cívica, siempre atenta para hacernos comportar de acuerdo con lo políticamente correcto. Por lo tanto, cuando la mente se vacía, esa autoridad también desaparece, y la única guía restante llega a través de los sentidos corporales. De repente, el mundo se percibe como nunca antes, en un acontecimiento personal único. Esto no es producto de la imaginación, como a los que ignoran de que se trata les gusta proclamar. Por el contrario, y a diferencia de las religiones oficiales que son construcciones mentales, concebidas para creyentes, la espiritualidad de la experiencia de marihuana es física, comenzando con una sensación de desorientación en el cerebro y continuando con un temblor o incluso un estremecimiento del cuerpo antes de que la parte recreacional de la experiencia comienza.

Dado que ir más allá de los confines de la mente es el primer paso esencial de la experiencia, la doctrina y el dogma no sirven de nada. La sabiduría del cuerpo es la guía espiritual, que otorga conocimiento mental al regresar en medio de sentimientos de felicidad. Pero el valor mucho mayor para la persona que experimenta la experiencia es el regalo de la vida recibida, ni del dios de alguien, sino del espíritu interior; ni para una vida larga o feliz, sino una vida eterna.
Y para colmo, en el momento de la pérdida mental, cuando más allá de la mente entramos en éxtasis y nos volvemos uno con el mundo, entrando en un estado de conciencia cósmica, nos convertimos en soberanos de todo. Eso no significa que nos sentamos encima de una pirámide sobre todos los demás, listos para dar órdenes. La soberanía percibida es un estado de ánimo protegido del discurso divisivo de la autoconciencia. Puede durar solo un momento fugaz, pero su impresión quedará grabada en la mente para siempre.
Ancla la autoconciencia de la persona en su propio ser y ayuda a superar los problemas existenciales y la angustia producto de ideas y teorías recibidas, incompatibles con la felicidad personal. Es por esta cualidad de otorgar vida que la marihuana es una medicina natural, que restaura el bienestar espiritual, y que su consumo es un derecho natural, su prohibición la negación de la felicidad y la dignidad humana, que viola la carta internacional de los derechos humanos.